Doble bateria

En uno de nuestros anteriores artículos vimos consejos para aumentar la autonomía de nuestra ebike y es algo que debemos tener siempre en cuenta si queremos alargar al máximo nuestras rutas.

No obstante, tarde o temprano pensaremos que si tuviéramos más batería tendríamos menos problemas de autonomía e inevitablemente pensaremos en baterías de mayor capacidad.

Si nuestra ebike está cerca de ser sustituida nos sentiremos inclinados a optar por marcas con baterías de 600 o 700 w/h pero si no es así, la solución pasa por hacernos con una segunda batería.

En ese aspecto hay marcas como Shimano, Bosch o Yamaha, que por sus dimensiones nos facilitan el transporte de la batería, e incluso ya se venden mochilas específicas preparadas para transportar estas baterías sin riesgo en caso de caída. Pero tenemos que tener en cuenta que una ruta de dos baterías será inevitablemente una ruta larga, lo cual puede hacer que el añadir casi tres kilos a nuestra mochila no sea la opción más cómoda.

En ese momento podemos optar por integrar la batería en el cuadro de nuestra bici, e incluso conectar las dos baterías con el fin de ahorrarnos la parada para sustituir la batería cuando se agote la primera.

En estos momentos el único motor que permite conectar simultáneamente dos baterías es el de la marca Bosch, esto se consigue por medio de un cable específico de la propia marca y al conectar las baterías de esta manera se consigue que se comporten como una sola, es decir, dispondremos de la suma de capacidad de las dos baterías desde el principio hasta el final de la ruta, sin necesidad de intercambiarlas y además las cargaremos simultáneamente desde el mismo conector original.

Esta opción nos proporciona una ebike con hasta 1000 w/h de autonomía con dos baterías Bosch de 500 w/h. Lo único que nos quedará por decidir es en que lugar del cuadro vamos a colocar la batería.

Si nuestra bici permite colocar la batería debajo de la barra horizontal esta será la mejor opción, ya que es la que menos modifica el centro de gravedad de la bici. En caso de que no quepa en esta ubicación, nos quedará la opción de llevarla en un transportín trasero, aunque en este caso debemos asegurarnos de que está bien fijada, tanto la batería como el transportín, ya que es donde más va a sufrir las irregularidades del terreno.

En algunas marcas como Moustache, es posible utilizar las roscas del portabidon para colocar el anclaje trasero de la batería. En cuanto al anclaje delantero, donde va la cerradura, tendremos la opción de hacer un agujero al cuadro para atornillarlo, auque no es una opción muy recomendable ya que modifica la estructura del tubo y anularía la garantía en caso de rotura. Es preferible sujetarlo al cuadro mediante bridas o tiras de velcro.

Esta solución de Bosch tiene la ventaja de que, al ser una solución con piezas originales del fabricante, no afectará a la garantía del motor ni de la batería y podremos disfrutar sin problemas del doble de kilómetros encima de nuestra montura.